El mercado de las mascarillas usadas sigue en auge en Japón



El portal japonés News Post Seven publicó un artículo señalando que la venta de mascarillas usadas continúa en auge dentro de los mercados virtuales de Internet en Japón, y que incluso las colegialas menores de edad están participando dentro de esta práctica.

Japón

«Dos años antes de la pandemia de COVID-19, las mascarillas se comercializaban a un precio elevado debido a la escasez de existencias. Ahora que los precios se han reducido, las mascarillas se compran y venden en Internet a precios elevados por “otras razones”. Se ha producido un fuerte aumento de los casos de mujeres jóvenes que solicitan posibles compradores de “mascarillas usadas” en las redes sociales y las intercambian por unos 500 yenes cada una (cerca de 4 dólares)».

«“Persona A”, de 17 años, estudiante de segundo grado de preparatoria en un instituto metropolitano, dijo: “Cuando estaba luchando por conseguir dinero porque mi escuela prohibía el trabajo a tiempo parcial, una amiga de mi clase me dijo: ‘¿Sabes que puedes vender esa mascarilla?’ Me invitaron a unirme a ellas. De hecho, cuando publiqué en Twitter una foto de la mascarilla que llevaba ese día con el hashtag ‘#MascarillasEnVenta (#マスク売ります)’, recibí inmediatamente una respuesta preguntando ‘¿Cuánto cuesta una?’. Algunos también piden que mi maquillaje sea lo suficientemente espeso como para dejar una marca. No se lo digo a mis padres, y gano unos 10.000 yenes al mes (cerca de 77 dólares)».

«Básicamente, utilizan aplicaciones de mercadillo como Mercari para sus transacciones. “Persona A” comentó al respecto: “En lugar de vender las mascarillas directamente en el sitio web (listadas con nombre y fotografía), confirman con el comprador en las redes sociales que “ahora van a vender la mascarilla”, y luego listan la mascarilla con una foto falsa del producto, como un pañuelo, y la entregan de forma anónima. No voy a publicar una foto de mi cara, pero si me lo piden, les enviaré una imagen de mí sosteniendo la mascarilla en la mano».

«Algunas mujeres venden las mascarillas usadas de sus propios hijos. De hecho, la “Persona B” (34 años), ama de casa con un trabajo a tiempo completo que vende mascarillas usadas de su hija en edad escolar, dijo: “‘#JS’, un hashtag críptico que indica colegialas, se lleva y sólo compran los que entienden el significado. Como ama de casa de 30 años, mis mascarillas apenas se venden, pero las de mi hija son bastante solicitadas. No se lo he dicho a mi hija, pero mi marido me ha dado permiso para hacerlo».

«La venta y compra de ropa interior usada y otros artículos por parte de los menores de edad está penada por las ordenanzas de desarrollo de la juventud de cada prefectura, pero las macarillas aún no están contempladas en dicha normativa. Se requiere una acción temprana».

Fuente: News Post Seven | Japón

© Shogakukan Inc. 2021 All rights reserved.